Proyecto de ley no es tan benevolente como parece ser

ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

PROYECTO DE LEY

LEY CONCURSAL DE COSTA RICA

VARIOS DIPUTADOS Y DIPUTADAS

EXPEDIENTE N.º 21.436

DEPARTAMENTO DE SERVICIOS PARLAMENTARIOS

UNIDAD DE PROYECTOS, EXPEDIENTES Y LEYES

Este cuerpo normativo es el resultado de la necesidad de reformular la justicia concursal costarricense, para armonizarla con los requerimientos económicos y sociales a nivel nacional e internacional.

Conforme a los artículos 33, 41 y 50 de la Constitución Política de Costa Rica, la reforma a la justicia concursal debe atender a criterios de justicia pronta y cumplida, así como los principios de igualdad en el tratamiento de los derechos de los agentes que intervienen y el mandato estatal de promover y preservar actividades económicas que sirvan de sustento para el desarrollo humano.

El sistema concursal vigente hasta ahora en Costa Rica, ha mostrado una serie de factores que impiden cumplir los objetivos fundamentales de una manera apropiada. Se compone por una serie de normativas dispersas e inchoherentes, sin principios comunes, con ideologías jurídico económicas disímiles, promulgadas en momentos históricos muy distanciados. En definitiva, atendiendo a objetivos e intereses coyunturales, crean una confusión interpretativa difícil de consensuar con sentido pragmático y axiológico. El panorama precedente es innecesariamente complejo. Se explica por la entrada en vigencia de distintas legislaciones generales con apartados para el tratamiento de lo concursal: El Código Civil (1888), el Código de Comercio (1964) y el Código Procesal Civil ley 7130 (1990) y su reforma de 1996, así como una gran cantidad de normativas conexas con regulaciones concursales sobre temas específicos, tales como el Código de Normas y Procedimientos Tributarios, Código Municipal, la Ley Orgánica de la Caja Costarricense de Seguro Social, la Ley Orgánica del Sistema Bancario Nacional, la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica, Código de Trabajo, la Ley de Protección al Trabajador, Código de Familia, la Ley Reguladora del Mercado de Seguros, la Ley de Pensiones Complementarias, la Ley Reguladora del Mercado de Valores, entre otras.

La instauración de reformas o complementos concursales a través del tiempo, en ninguna ocasión implicó una modificación integral de las legislaciones anteriores, creando una acumulación asistemática y descodificadora de un sistema concursal.

Como consecuencia de lo anterior, la falta de sistema ha dificultado la coherencia y consistencia deseadas en la atención judicial de crisis económicas de sujetos de derecho. Las contradicciones entre las leyes han abundado, las remisiones entre ellas han sido excesivas y los objetivos derivados de la aplicación entre unas y otras han diferido sustancialmente.

El sistema concursal vigente no establece reglas generales claras para equilibrar los intereses y derechos de deudores en crisis y sus acreedores, ni permite establecer mecanismos claros y funcionalmente flexibles para direccionar la solución jurídica y económica más apropiada.

Aparejado a lo anterior, los procesos concursales establecidos en la legislación vigente suelen ser además costosos, extensos en su tramitación, lentos y con una rigidez que obstaculiza obtener un porcentaje aceptable de recuperación de los créditos y de rescate de actividades económicas con viabilidad técnica.

Estas condiciones nos han restado competitividad y atractivo económicos. En definitiva, no suman a favor en las…

Para leer más clic aquí

Scroll to Top